Inyección a las pymes: El Gobierno desembolsó más de $7.000 millones en el sector

 
 
   

De este modo lo confirmó la cartera de Desarrollo Productivo y adelantó que dicha inversión impulsó a la construcción de nuevas fuentes de trabajo.

La transferencia de recursos económicos impulsada desde el Gobierno nacional, en simultáneo a la salida progresiva de la pandemia, ha tenido notables repercusiones en materia de empleo y mayor productividad.

Precisamente, la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores (SEPyME), que se encuentra dentro de la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo, informó que al cumplirse un año de la puesta en marcha de la línea de créditos directos se alcanzó un desembolso total de $7.040.500.863.

Dicho monto tuvo como destino diversos proyectos de inversión productiva sobre el universo de las micro, pequeña y medianas empresa. Desde la cartera además adelantaron que esta iniciativa generó más de 2.000 nuevas fuentes de trabajo.

“El 28% de los créditos fueron para MiPyMEs lideradas por mujeres y la línea de créditos directos del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (Fondep), es la primera línea de financiamiento sin intervención bancaria, que se lanzó en diciembre de 2020, para promover la inclusión financiera de las micro y pequeñas empresas y las cooperativas que desarrollen proyectos de inversión productiva nacional”, explicó el organismo conducido por Guillermo Merediz.

Al mismo tiempo, el funcionario aseguró que estos créditos cuentan con al menos un 20% destinado precisamente a las compañías que se encuentran comandadas por mujeres. En total se destinaron poco más de $2.030.000.000.

“Para nosotros es central que las pequeñas y medianas empresas vuelquen recursos para ampliar sus plantas, adquirir maquinaria o tecnología, expandir líneas de productos e incorporar personal. Vemos que ese proceso es, también, producto de la estrategia de acompañamiento y financiamiento que llevamos a cabo desde el Ministerio, donde priorizamos a quienes invierten, arriesgan y generan empleo, y a quienes trabajan”, remarcó.

Desde el plano sectorial, los espacios que más beneficios recibieron fueron: metalúrgico (17.9%); fabricación de maquinaria y equipos, y alimentos y bebidas (17,7%); empresas fabricantes de productos de plástico, caucho y minerales no metálicos (13,2%).