BACHILLERATO PARA ADULTOS PARA EL PERSONAL NODOCENTE DE LA UTN


Quienes no hayan iniciado o finalizado sus estudios secundarios se pueden inscribir a través del gremio, lo pueden realizar en la modalidad a distancia o semi-presencial.  El título tiene validez nacional, otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación.   Para quienes formamos parte de la APUTN, es un orgullo poder decir que actualmente están cursando 115 compañeros de las 30 regionales de la universidad, consideramos que es el mejor homenaje que le podemos hacer al General Perón, quién fue el primero que se ocupó que las clases obreras puedan acceder al derecho universal de la educación.
Durante el mes de junio, muchos de nuestros compañeros rindieron por primera vez su primer examen parcial.  Al finalizar las evaluaciones conversamos con algunos de ellos quienes no relataron sus experiencias educativas.
Ramón Ferreira Amarilla se desempeña como trabajador Nodocente de la Facultad Regional Haedo desde hace siete años; es oriundo de Paraguay y tiene 62 años. Comenzó sus estudios primarios en su país natal pero cuando tenía 9 años tuvo que abandonar la escuela porque tenía que trabajar varias horas. Nos cuenta Ramón que desde los 5 años ayudaba a sus padres en la chacra que tenía la familia.  
A los 15 años retomó sus estudios, pero desistió nuevamente; sentía vergüenza por compartir el aula con compañeros de entre 8 y 10 años. Si bien lo acomplejaba la diferencia de edad, trataba de hacer un esfuerzo para no abandonar porque siempre le gustó ir a la escuela. Lamentablemente cierto día un compañero le preguntó si él era el novio de la señorita Juli; esa pregunta inocente lo terminó alejando de la Institución.
A continuación, presentamos las preguntas realizadas al compañero…


¿Cómo te sentiste tras rendir tus primeros exámenes?
La noche anterior a rendir no puede dormir, estaba muy nervioso y asustad; temía hacer un papelón a pesar que ya había presentado todas las actividades. Enfrentarme a esta nueva situación a mi edad, no fue fácil; con decirles que el primer día me dolía mucho la mano (la muñeca), sentía que no podía agarrar la lapicera.  Después cuando pasé ese primer día y vi que el clima del examen era cordial y no lo que yo pensaba, me empecé aflojar y comencé recuperar la confianza. Cuando me presenté al segundo día ya no tenía el dolor en la mano y pude contestar todas las preguntas de los exámenes casi sin dificultad; me acordaba de lo que había leído en los módulos y lo que no entendía lo podía consultar.


¿Cuál fue la materia que más te gustó y por qué?
La que más me gustó fue biología, me interesó la parte donde se habla del suelo y de la falta de cuidado por los productos que ahora se utilizan para matar a las plagas. Viví hasta los 22 años en el campo y utilizábamos remedios caseros cuando aparecían algunas plagas, sin necesidad de usar o comprar productos químicos. Usábamos el ajo para ahuyentar todo tipo de insectos, babosas, lo preparábamos en botellas y luego rociábamos la huerta. Lo mismo hacíamos con la cáscara del huevo o del tomate; de esta forma no solo cuidábamos el suelo sino también nuestra salud. En el campo todos sabíamos que para cuidar nuestra tierra teníamos que alternar los cultivos; nosotros decíamos que era para que la tierra no pierda su fuerza, ahora leí que es para que el suelo recupere sus nutrientes, porque si no tarde o temprano las plantas no se van a poder desarrollar. Por todo esto que les estoy comentando es que me gustó la materia biología; será porque me hace acordar a la época que trabajaba en el campo. 
Aprovecho que me están preguntando para agradecer a la gente del gremio me insistió para que me anotara y así poder terminar la escuela secundaria. La verdad que parece un sueño; pensé que ya no iba a poder estudiar porque pasaron muchos años, tenía dudas de poder entender lo que leía. Fue un sueño hecho realidad.

Otro estudiante que nos relata su experiencia educativa es Carlos LENZINA, quien tiene 54 años y trabaja en la Facultad Regional de La Plata desde hace 25 años en el área mantenimiento.  Durante esos años pintó la Universidad cuatro veces.  Nos cuenta Carlos que su padre falleció cuando tenía 4 años y que tiene cuatro hermanas. Si bien su madre lo envió a la escuela; él era muy rebelde y por eso no realizó sus estudios secundarios. La situación de su entorno familiar no era nada sencilla; Carlos se vio en la obligación de trabajar para que no les faltará nada. A el   le gustaba mucho jugar al futbol en el Club Estudiantes de La Plata; lo pudo hacer hasta los 18 años, después tuvo que abandonar por un problema en la rodilla. 


¿Cómo fue que decidiste anotarte para realizar los estudios secundarios?
No quería saber nada, me lo pedía toda mi familia, pero siempre les respondía que no, que ni lo sueñen porque no lo iba hacer.  Tanto mi señora como mi hijo seguían insistiendo; les decía que no pensaba estudiar porque tengo muy mala letra y no quiero que nadie me diga que no se entiende lo que escribo. El tema de “mi letra” lo tomé como el gran impedimento para seguir estudiando; ahora me pregunto si no estaba poniendo una excusa. Por suerte con el tiempo me fui ablandando y bueno aquí estoy. El primer día que vine a rendir examen me acompañó mi hijo; se retiró cuando entré al salón.


¿Cuál fue la materia que más te gustó y por qué?
La materia que más me gusto fue Educación cívica; será porque este año tenemos que votar tanto a nivel nacional como dentro de nuestro gremio. Esta asignatura me permitió conocer un poco más de la Constitución Nacional y de los derechos de las personas, como el de la igualdad y la libertad. Hay muchos temas que suelo escuchar por la televisión y ahora que estoy estudiando siento que comprendo más que quieren decir; o lo que es peor, lo que algunos medios “quieren hacernos creer”. por eso es muy importante que todos tengamos la oportunidad de estudiar, porque nos ayuda a pensar mejor y tomar mejores decisiones.
Ya le dije a mi familia y a los compañeros del gremio que ahora no paro más; cuando termine la secundaria pienso anotarme en alguna de las tecnicaturas. Quiero remarcar que esto es posible gracias al gremio que se ocupó de ofrecer el bachillerato y a el rector que apoyó el pedido. De mi parte agradezco a todos los que hacen posible que un obrero de mantenimiento pueda acceder a mejorar su futuro. Con el tiempo, cuando tenga que jubilarme, espero tener mejores condiciones laborales gracias a la educación.

       
   

 
     
       
     
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
         
         
       
       
       
     
     
     
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
     
   
   
   
   
   
 
   

Sarmiento 517 - C.A.B.A. - Tel: (+5411) 4394-4224 / 4328-0348 / 0335 / 1385 Email: comunicacion@aputn.org.ar